Quemas prescritas: el fuego bueno

En las últimas semanas los dispositivos de extinción hemos llenado las redes sociales de imágenes de quemas prescritas. La primavera comienza a despuntar y es el momento adecuado de aplicar este tratamiento selvícola muy particular.

Tratando de no usar un leguaje muy técnico, podemos decir que una quema prescrita es una quema controlada con un plan y unos objetivos específicos. Es decir, se determinan unas condiciones de meteorología previa y actual para conseguir un objetivo determinado. Generalmente, los objetivos suelen ser la eliminación de la vegetación seca más fina en mayor o menor grado.

Detrás de cada quema prescrita hay un trabajo de investigación y simulación previa que fundamenta el plan y los objetivos de la quema. También existe una labor de seguimiento posterior para analizar la consecución de los objetivos.

Las quemas prescritas son para el monte la mejor vacuna contra los incendios forestales. Además, en sitios como la Serranía de Cuenca, reintroduce el papel del fuego en baja intensidad que ha moldeado los bosques hasta épocas recientes en forma de incendios por rayo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: