Capaces de casi todo

A las puertas de una ola de calor y viendo lo que está pasado en Turquía o Grecia, los incendios forestales vuelven a estar en los medios y foros.

Estos días, varios expertos han puesto sobre la mesa el hecho de que hay momentos en los incendios en los que no hay forma humana de apagarlos. Y es cierto. Cuando el calor, la sequedad acumulada y el viento aprietan, el incendio supera nuestra capacidad de extinción.

La capacidad de extinción es un umbral algo difuso, depende mucho de los medios disponibles. De forma genérica podemos decir que a partir de longitudes de llama de 2 m comienzan los problemas; y a partir de 3,5 m, la energía que desprende el incendio es tan intensa que no podemos apagarlo.

Un incendio fuera de capacidad de extinción no es algo nuevo, sino que ha pasado siempre. En las horas centrales del día, en los días más cálidos del verano, es lo habitual. Lo que es indiscutible es que cada vez tenemos incendios más intensos y complejos. Cada récord de temperatura extrema, es otro récord en intensidad de fuego.

Cada vez que planteamos que nuestra capacidad de extinción tiene un límite, siempre aparece algún «cuñado» que se empeña en que es cuestión de meter más medios, o aviones más grandes, de echarle agua y más agua hasta que se apague. ¿O no?

Incendio en un gaseoducto en el golfo de México. Fuente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: