Cambiando abucheos por aplausos

Los que llevamos ya unas cuantas campañas a cuestas lo notamos. Recordamos cuando pasar por una población era agachar la cabeza, tratando de esquivar esas miradas de reproche, a veces incluso algo peor. Éramos el objetivo del malestar y la frustración de los afectados.

Por eso, quizá, nos emocionan tanto las muestras de agradecimiento. El sonido de los aplausos nos llega entre incredulidad y satisfacción. Es nuestro trabajo, repetimos una y otra vez.

Pero nos gusta, no podemos evitarlo. Nos da fuerzas para seguir y hace que todo esto, a pesar de los pesares, merezca la pena.

Mil gracias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: